¿Qué es el divorcio?

divorcio

Es la disolución del vinculo matrimonial y deja a los cónyuges en actitud de contraer nuevo matrimonio.

¿Quien puede solicitar el divorcio?

Éste puede ser solicitado por uno o ambos cónyuges, cuando cualquiera de ellos lo requiera ante la autoridad judicial correspondiente.

¿Qué situaciones pueden llevarte a un divorcio?

1)  Por ejemplo, la elección. Es decir, el hecho de haber elegido a la persona equivocada para compartir un proyecto de vida en común. Esta es una de las razones por las que los expertos nunca aconsejan tomar una decisión de matrimonio en los primeros meses cuando la emoción del enamoramiento puede nublar la razón.

2)  El dinero también puede ser una causa de conflicto en un matrimonio. Por ejemplo, puede que no se lleguen a puntos de acuerdo en relación con el modo de gastar los ahorros. En este sentido, cada vez es más habitual que hoy cada miembro de la pareja tenga su independencia económica. Sin embargo, no existe un fondo de dinero común.

Algo que los expertos consideran positivo. Y es que, por ejemplo, en un momento de desempleo es excelente poder contar con la seguridad de que la pareja puede aportar un soporte económico sin que ello implique malestar para ninguna de las partes. El amor es así e implica compartir.

3) Falta de sacrificio. En una sociedad que idealiza demasiado el amor entendido como un cuento de hadas, parece que nadie está preparado mentalmente para hacer frente a las adversidades. Ante una dificultad, la voluntad se debilita y se da por vencida. De este modo, llega el divorcio.

4) La violencia doméstica es una causa justificada de divorcio. Nadie debe de soportar ningún tipo de agresividad en el hogar. Al revés, cuando alguien te quiere te trata bien, te hace la vida agradable y se siente bien a tu lado.

5) La infidelidad es causa de ruptura sentimental. Y es que, cuando se produce una situación de este tipo sólo existen dos opciones: perdonar y dar una segunda oportunidad o romper definitivamente. Ambas opciones son respetables.

6) El egoísmo. El hecho de que cada uno vaya a los suyo en una relación, al final, conduce a una pareja a la más absoluta indiferencia. Por tanto, evita dicha indiferencia con cariño, romanticismo, atención y cuidando los pequeños detalles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *